10.14.2008

El valor añadido y los beneficios

Si vendes algo material y eres intermediario, es realmente fácil ganar dinero sin ton ni son. Basta aprovecharse de la ignorancia del comprador para poner el precio que nos de la gana a, por ejemplo, una pieza de repuesto o similar.

Con agroguía, nuestro sistema de guiado agrícola GPS para el tractor, tenemos ese caso. A veces nos piden dos unidades de algo o se rompe cualquier cosa. Sería muy fácil incrementar al triple o más el precio de los productos que compramos en una tienda cualquiera, sin embargo, yo realmente no estoy aportando ningún valor añadido, esto es, no he creado ese producto, me sentaría mal cobrar una pasta por algo en lo que yo no he aportado nada. Lógicamente el tiempo invertido debes cobrarlo, pero no mucho más, ya que de otra forma estarías engañando al cliente.

Últimamente siempre que hago algo profesionalmente me hago la siguiente preguntas:
- ¿aporto yo valor añadido a lo que estoy haciendo?
- ¿alguien dispuesto a dar dinero por esto que estoy haciendo?

Si lo que hago no aporta nada automáticamente pienso en otra cosa que hacer. Creo que no soy el único que pienso así, pero creo que mucha otra gente le da igual y a mi me molesta mucho que siempre la primera parte de la cadena es la que menos pasta se lleva. Qué poco valorado está el producir.