7.27.2008

El trabajo desde casa

Leo un artículo en el que dicen que google recomienda el trabajo desde casa y la verdad es que no puedo estar más de acuerdo, aunque con matices.

He vivido el trabajo desde casa desde varios frentes, con un jefe trabajando desde casa, con otros empleados trabajando desde casa y como trabajador desde casa :).

En general el tele-trabajo me parece mala idea como solución total, esto es, no funciona para nada si el trabajador está siempre fuera o si no trabaja en algo bastante aislado. Se producen malentendidos por IM, no tienes visión global cuando curras desde casa, no "sientes" como están las cosas y, lo peor, no tienes ningún tipo de actividad social (Cada día valoro más la parte social del programador).

Sin embargo, cuando estás en casa no tienes interrupciones de otros compañeros, estás muy centrado en tu trabajo, puedes emplear el tiempo de desplazamiento en dormir más, relajarme desyunando con el beneficio que esto aporta.

Yo apostaría por un perfil mixto, esto es, el empleado sabe cuando tiene que estar realizando una tarea de diseño y codificación muy concreta que requiere de concentración y cuando necesita estar gestionando tareas con otros compañeros. De hecho, 37signals recomiendan en getting real (una muy buena lectura, un día lo comento), al menos, trabajar 4 horas al día cada empleado por separado.

El problema es que el empleado debe ser muy serio, profesional y responsable ya que es muy fácil entretenerte "oliendo rosas", pero si sabe lo que tiene que hacer y cuando, son todo ventajas: La empresa gana productividad, el empleado gana tiempo (y dinero) y además el empleado siente que la empresa confía en él, lo cual es un plus de moral.

2 comentarios:

Fer dijo...

Pues que quieres que te diga... creo que el trabajo desde casa puede ser tan distinto como la empresa en la que trabajas.

Yo he tenido la suerte o desgracia de probarlo en dos empresas distintas: la primera fue un asco, porque el concepto de teletrabajo consistía en seguir el mismo horario y ritmo que en la oficina pero desde casa: las ventajas de poder ajustar tu ritmo de trabajo se iban por el desagüe.
La segunda en cambio ofrecía un teletrabajo flexible, en el que elegías cuando quedarte y organizabas tu trabajo según las necesidades y ritmos del momento.

Por otro lado, la empresa ha de ser consciente del ahorro que supone no tener a esa persona trabajando en la empresa y el gasto que le supone a esa persona utilizar sus recursos.

Aún así te doy la razón: el teletrabajo aleja a la persona del equipo, no le implica en los problemas de su trabajo y además le vuelve vago.

Por otro lado, la posibilidad de poder trabajar desde casa cuando lo necesitas es una gran ventaja.

Juan Antonio Muñoz-Gallego dijo...

Aqui puedes ver visiones distintas
http://www.cincodias.com/articulo/economia/coworking/tentacion/compartir/oficina/cdseco/20080806cdscdseco_2/Tes/