4.21.2008

Partes de un negocio: cuando te caen piedras encima

Hoy me ha pasado una cosa muy curiosa. Hace cosa de unos meses le vendí un sistema de guiado a una persona, cercana a mi pueblo y que llevaba tiempo detrás de ello. Después de meses intentando que le rebajase el precio y tras repetirle mil veces que es precio único, accedió a comprarmelo al precio original. Se hizo una factura desglosando los conceptos y pasó al circuíto habitual (esto es, a pachas con hacienda)

Hoy me llama completamente fuera de si, insultándome y llamándome estafador ¿?. En cosa de dos minutos ha dijo todos los improperios que conocía y alguno más, tras lo cual colgó. En ese momento te preguntas, ¿realmente le habré estafado? porque lo mismo no me he dado cuenta y no le he enviado el sistema... pero es que fui yo con mis propias manos a instalarlo.

Lógicamente estaba fuera de sí, en persona parecía una persona amable, así que minutos después le llamé para intentar aclarar las cosas. En esa llamada ya me insultó menos :), aunque mantenía que le había estafado 40€, con pocos argumentos, la verdad. Suerte de facturas, mañana he quedado con él para enseñarle la factura, ver qué ha pasado y dar la cara, cosa que cada vez tengo que hacer más, para bien o para mal.

Obviamente, lo primero que espero mañana son unas disculpas, si no es así daré por finalizada la relación con esta persona y listo. Ahora pasa que por un individuo encolerado puede que el boca a boca que tanto nos ha ayudado hasta ahora deje de funcionar tan bien como lo ha hecho. No me preocupa mucho, pero molesta que a pesar de esforzarte en hacer las cosas lo mejor posible haya gente que lo pague con malos modos y amenazas.

Cada día tengo más claro que la mayoría de las veces, ante situaciones de este tipo lo mejor es dar la callada por respuesta y mantenerse firme, sobretodo cuando se sabe con cierto grado de seguridad que se tiene la razón. Es muy común la creencia de que "montando el pollo" puedes solcionar algo que no puedes usando argumentos... como dice un refrán que yo me sé: "ante el vicio de pedir ... la virtud de no dar" (como me gusta el refranero)

6 comentarios:

Josepzin dijo...

Le habrás cobrado 40€ para instalarlo! si es que eres un estafador! :D :P

A mi eso de que alguien te insulte gratuitamente me pasó solo una vez, cuando unos gorilas de una manifestación se la tomaron conmigo... en aquella epoca trabajaba de camarógrafo para el noticiero, y en en noticiero habían cuestionado un poquito los reclamos de esta gente... asi que cuando me vieron por alli casi me machacan, me libré por poco de una paliza, aunque compañeros mios no tuvieron esa suerte.

Como dije antes, gorilas brutos, sin educación ni cerebro.

Espero que aclares esta situación.

Cyttorak dijo...

No te preocupes, Javi, sobre todo porque todavía no te ha dicho por qué no está satisfecho con el producto. Ve y dile a ver que pasa, seguro que es que no acierta a ponerlo en marcha o que no comprende como va el asunto ;)

owen dijo...

Conozco varios casos que por gritar/amenazar consigue mejores ventajas... es triste. Me imagino que éste tratará a los proveedores así, y al comprar un producto ya cree que puede gritar e insultar. España no es que sea un país de gente muy educada en algunos sectores, por lo cual lo mejor es mantener la calma y la educación ante estos "caciques".

imagame dijo...

Uno de los puntos positivos de ceder la distribución/venta del producto a las tiendas (tema que no estabas muy convencido por el poco o nulo valor añadido que daban) es que ellos sería los que se comen las broncas, y no tu.
Si es que no hay mal que por bien no venga.

javi dijo...

En parte tienes razón, pero seguramente tendría que comerme las broncas de los intermediarios :)

yens dijo...

Joder, es que son 40 €!!! xDDDDD