5.02.2010

Una historia de subvenciones

Hoy toca hablar de subvenciones y voy a hablar muy muy mal de ellas a pesar de que mi salario de estos últimos años atrás ha dependido casi en exclusiva de subvenciones.

Pongamos una empresa española, gente trabajadora, alto nivel técnico, buen planteamiento... y ahora pongamos que existen una cosa que se llama subvenciones que hace que a los que comandan esa empresa vean un buen punto de ayuda:

"Es una de esas ayudas de i-mas-de, nos puede ayudar en el proyecto tal y contratar a cual".

A priori está muy bien, se pone a trabajar una persona en presentar la documentación, trabajar en ella, etc (lógicamente esa persona también cobra por su trabajo, faltaría más). Se consigue a subvención y se contratra a 3 personas más y, dado que se tiene mas gente, el proyecto se hace más ambicioso. El director comercial se coge de renting un Audi TT ya que es necesario ir bien representado:

"somos una empresa seria", afirma el director tajantemente a uno de sus empleados, esos que están todo el día en el ordenador.

Se va acercando el final del dinero, y como siempre pasa, al proyecto está casi listo (el 80%, por poner una cifra).

"No pasa nada, se puede buscar otro proyecto de i+d"

Y vuelta a empezar, pero aún peor, porque ahora tenemos que pagar 3 sueldos más, los coches de los comerciales y alguna que otra cosa más que se contrató en la bonanza. Por no hablar de lo minada que está la moral por no ver que el trabajo fructifica y que todo lo que haces es trabajo tirado a la basura.

Y este es el pan de cada día de muchas PYMES tecnológicas en España.

Cada vez que hablo con alguien que ha montado o está montando su empresa, que es productivo, no pasa sin que comente el daño que hacen, y no solo del lado que yo he comentado.

No estoy a favor de que desaparezcan, pero sí de que se apliquen razonablemente y siempre tratando de apoyar una mejora, no como una vía de mantener una empresa.

En voota hay una propuesta muy interesante sobre este tema.

8 comentarios:

sgarturo dijo...

Hola Javi, la verdad es que tal y como lo planteas no hay quien discuta contigo.

Sin embargo no creo que sea tan sencillo desde luego.

Es decir, el mal no está en las subvenciones en sí mismas, el mal están en los cazadores de subvenciones, en los que viven solo de ellas (y ni siquiera porque estoy convencido que hay gente que sin ellas no viviría pero son necesarios para la sociedad y por tanto bien está el que le paguemos un "sueldo")

Las subvenciones en algunos momentos son necesarias, pero lo que no se puede permitir es que haya empresas que no cumplen lo que prometen y por tanto lo que hace falta es más control sobre el dinero empleado.

javi santana dijo...

@sgarturo los problemas son:

- corrompen porque el dinero corrompe. Reconozco que muchas veces yo mismo me he visto tentado, pero siempre lo he pensado dos veces.

- el hambre agudiza el ingenio y si las empresas no tienen necesidad de hacer dinero se pierden en tonterias.

rosele dijo...

Bajo mi punto de vista el problema no está en las subvenciones. Como dice @sgarturo, muchas veces son necesarias, y sin ellas muchas empresas no podrían salir adelante, empresas que generan riqueza y empleo.

El problema está en la gente que hace mal uso de ellas y se aprovechan. Y mientras la mentalidad de esa gente no cambie, seguirá existiendo el problema por mucho control que exista.

Saludos

Arturo dijo...

Hola de nuevo. Sin ánimo de convertir esto en un toma y daca.

Reconozco que dices grandes verdades, tus afirmaciones son ciertas, pero ninguna de ellas quita un ápice de validez a lo que afirmo yo (al menos desde mi punto de vista).

Si alguien hace algo mal no hay que echarle la culpa a otro. Es decir si hay gente que es corrupta, pues se la castiga, pero no se le echa la culpa a las subvenciones. La función de las subvenciones no es corromper a la gente puñeta. Es decir como yo estoy gordo y no tengo fuerza de voluntad para dejar de comer donuts, que se carguen a la Panrico que me hace daño a mi (y a mucha otra gente).

Yo creo que el mismo razonamiento es válido para el otro concepto, aunque con matices. Creo que nadie debería poder vivir unicamente de las subvenciones y por tanto también se eliminaría el efecto indeseado. Una subvención debe ayudar a llegar donde por diversos motivos no puedes llegar (estás innovando y el mercado aún no está lo suficientemente maduro pero es vital en un futuro más o menos cercano por ejemplo, o bien ha de pagar algo que todo el mundo quiere mantener pero nadie está dispuesto a invertir en él).

Por tanto creo que en ambos casos lo que falla es la regulación, regulación para evitar malas personas que quieran enmascarar la facilidad de cometer un delito con la obligación de cometerlo y regulación para que nadie pueda vivir de las subvenciones pero que tampoco nadie puede dejar de vivir por no tenerlas si son necesarias.

Por tanto creo que lo que se impone es:

1) por un lado mayor control del dinero que se da
2) mayor control de adonde va el dinero, que es lo que se está subvencionando.

+ saludos y perdón por el rollo

Silvano dijo...

Lo peor es con las ayudas que vienen de Europa. Las entidades que deben de controlar sólo se preocupan de que venga el dinero y les da igual si es para hacer algo en condiciones o no, solo importa que la justificación esté bien hecha, no importa que no sea real. Y todo por lo de siempre, porque sigue esa mentalidad de que Europa es un lugar lejano que sólo queremos para "robar" ayudas.
Pero esa falta de una mirada global, ese provincialismo, no es único de España. Sólo hay que ver un congreso Europeo para ver como todos lo único que hacen es dos cosas: barrer para casa y aumentar el neoliberalismo...
El ejemplo de Grecia lo pone todo clarísimo.

JM dijo...

Pues yo estoy bastante de acuerdo, y cuantas más empresas conozco desde dentro (viendo su evolución), más me reafirmo.

Para mi, siempre se repite el mismo esquema en 4 actos:

1) Empresa muy joven que parte de un nivel X y quiere crecer y que su producto florezca (algo muy razonable, las empresas están para crecer y ser rentables no?)

2) Se ve que una subvención ayuda al objetivo (para eso se inventaron no?)

3) Se consigue la subvención y se sube al nivel X+1, o a veces X+10. Aquí está el error, se tiene que subir de nivel cuando los beneficios lo permitan, no por tener dinero fresco de subvención. La mayoría de las veces, las propias subvenciones son las que te fuerzan a cagarla, porque son las que te obligan a subir de nivel contratando más gente (a veces en masa), cuando nunca se analiza si ser más va a ayudar o estropear a largo plazo.

4) Se acaba la subvención, estamos en nivel X+1 (o X+10) y esto hay que sostenerlo como sea (a los empresarios/emprendedores no les gusta despedir, aunque a veces lo hagan). Esto se puede sostener A) por nuestros propios medios, si hemos hecho los deberes cuando nos dieron la subvención o B) a base de pedir otra subvención, que suele ser más fácil de conseguir porque estamos en nivel X+1, tenemos más estructura, y más experiencia consiguiendo subvenciones. Si elegimos B), ya estamos en el círculo vicioso y seguramente no podamos salir.

Conclusión, las subvenciones son buenas, si tienes la cabeza muy bien amueblada y sabes elegir cuales (por ejemplo, huír de las que te obligan a contratar si realmente para tí no es vital contratar).

También influye mucho el sector. En sectores más tradicionales, a veces esa inyección de dinero es la diferencia entre crecer o morir (las subvenciones están muy orientadas a esos sectores, por eso obligan, por ejemplo, a contratar personal, pensando que el doble de gente significa la mitad de tiempo), pero en proyectos tecnológicos, la mayoría de las veces no es para nada necesaria.

Perdón por la parrafada

Un saludo!

JM

donpatch dijo...

Tienes razón, espero nunca acabar en una empresa así

Oh, wait...

www.bloginfopolitica.blogspot.com dijo...

www.bloginfopolitica.blogspot.com
Web de política económica, ultimas noticias, crisis financiera, inmigración, blog actualizado diariamente para ofrecer la información más fresca acerca de los problemas de España.

Muchos somos los que nos entristece ver la decadencia de nuestra nación, el único modo de enterarse de lo que realmente ocurre, en que despilfarran nuestro dinero, y de otras barbaridades no comentadas en medios informativos del gobierno es visitar el siguiente sitio: www.bloginfopolitica.blogspot.com

Espero que os guste, he publicado este mensaje con la mejor intención, espero que me dejen informar y que no borren el comentario. Gracias.